Publicaciones de Sònia Valiente en julio 2012

Primer domingo de agosto, un buen momento para repasar las perlas que Sònia Valiente ha ido publicando semana tras semana en Las provincias y Mujer Hoy. Con toda la fuerza y el estilo de su libro Volveré a por ti.

Artículos publicados en el periódico Las Provincias.

Pedir perdón
Viendo una de esas series tontorronas a la hora de la siesta escucha una frase que le hace sonreír. Y pensar. Es la serie Entre fantasmas. Una serie delirante, en la que la protagonista siempre va impecable, ajustada, luciendo un melonar envidiable y convenientemente maquillada. En una de esas, una de las muchas almas en pena que pueblan la serie que la protagonista produce le espeta: “Llámame raro si no quiero perdonar a quien me mató”. (Seguir leyendo)

Huevos rellenos
La gente practica tan poco que el sexo está tirado. Los portales de compras grupales no dejan de ofertar promociones desconcertantes. La ley de la oferta y la demanda, ya saben, no les va a aburrir. El otro día, suena la alarma de su móvil. Y desde la cama, como siempre, y mientras su pareja ronca a placer, se dedica a revisar las notificaciones de su whatsapp, Twitter, Facebook, linkedIn y mails. Por ese orden y con la legaña puesta. (Seguir leyendo).

Alumnos vs. profesores
¿Prepara o no prepara la educación reglada para el ejercicio profesional? Ay, amigos. He aquí la cuestión. Una pregunta inocente en el turno de intervenciones prendió la mecha en el #7del7_crevillent, el congreso al que ha acudido este fin de semana como ponente. En concreto fue en la mesa de Educación, Tecnología y Social Media. (Seguir leyendo).

La increíble mujer del currículum menguante
El martes les hablaba de las desavenencias entre profesores y alumnos porque las titulaciones superiores no se adaptaban ni a las expectativas de los jóvenes ni a las necesidades del mercado. Pero cuando los ejemplos dramáticos comienzan a tener nombre y a tocar cerca de casa, la gravedad de la crisis se hace evidente, visible, palpable. (Seguir leyendo).

Por ti late más fuerte mi corazón
A veces, ve acciones solidarias que le dejan con la boca abierta y le encogen el corazón. Acciones corales en las que los protagonistas son personas como usted, como ella, como todos nosotros. Que con pequeños gestos sin importancia consiguen recaudar fondos para una acción diminuta, concreta, fundamental. Gestos como recoger tapones de botellas de plástico o recoger aceite doméstico para reciclar. Todo empezó hace meses. (Seguir leyendo).

Adiós wild side
Definitivamente se ha convertido en su madre. Ya es oficial. Ha sucumbido. Hacía tiempo que miraba las tumbonas de la playa plegables de reojo pero las desechaba moviendo la cabeza como quien se sacude una mala idea. Pero de mala idea nada, oigan. Lo pudo comprobar el otro día que para una hora de sol acudió pertrechada a la playa con la sombrilla, la tumbona, el libro, el periódico, el iPhone y la mochila cargada con toda suerte de utensilios utilísimos e indispensables. (Seguir leyendo).

Donde habita el olvido
¿Se han dado cuenta que, por algún motivo insondable, cuesta más cerrar la maleta a la vuelta de vacaciones que a la ida? Quizá, como todo en la vida, al hacer la maleta –quien tenga la fortuna de salir de vacaciones este año- se hace con más ganas, ilusión y expectativas. Y, a la vuelta, con todo lo vivido, una se hace la maleta a última hora, con la presión del check out y mete la ropa hecha un ovillo y a presión. Sentándose sobre el pobre equipaje. (Seguir leyendo).

¿No queréis o no podéis?
Hay otros mundos pero están en éste. Al igual que hay muchas vacaciones dentro de las mismas vacaciones si se agudiza el ingenio porque no queda otra. Las vacaciones con la madre, con la pareja, con los amigos, en la playa, de miniescapada porque la economía –la doméstica, la de verdad- no da para más. ¿Ah, pero este año también os vais de viaje? Y ella se descubre a sí misma dando excusas vagas, diciendo que es un viaje cortito, que ya tienen contratado hace tiempo y ve cómo sus vecinos, amigos, conocidos, la miran con reprobación. (Seguir leyendo).

Forzar el olvido
Ha vuelto impactada de Berlín. Por muchas cosas. Por la ciudad, bellísima, cosmopolita, refulgente, eternamente en obras. Por su prisa en llegar al futuro ya en los 60, aunque sea a un futuro naïf, como de cómic, con su reloj del mundo en Alexanderplatz y su torre de comunicaciones. Todo un alegato de vanidad tecnológica cacareado al mundo capitalista. Y por su espíritu de superación y su capacidad de rendir un tributo al pasado, aleccionador, respetuoso. (Seguir leyendo).

Artículos publicados en el blog En Femenino de MujerHoy.com

Sudar en el asiento de atrás
Ella nunca fue de hacerse fotos mientras hacía el amor. A decir verdad, tampoco antes ni después. Llámenla sosa. Y no por falta de proposiciones, qué va, sino por exceso. De prudencia, dice. No es que temiera lo que a Mar Flores, ojo. Simplemente es que, ella, desnuda se queda en nada. Y tiene una reputación que guardar. (Seguir leyendo).

Los niños robados: un drama sin fondo
Tener un propósito en la vida es lo único que hace seguir adelante cuando la situación es desesperada. Y no se puede parar, ni desfallecer. Y ese desasosiego, esa fuerza, esa inquietud, no desaparece ni aun estando de vacaciones. A pesar de la felicidad que viene de visita y se va. De los hijos, de los seres queridos, de la brisa en la playa. El fuego de esa furia, de lo queda por hacer no lo aplaca ni toda el agua del mar. (Seguir leyendo).

Puedes seguir la actividad de Sònia Valiente en Facebook.

Leave a Reply